16 may. 2008

DEMANDA DE SOFTWARE ERP EN EL 1ER. TRIMESTRE DE 2008


Durante el 1er. trimestre de 2008, 417 empresas utilizaron Evaluando ERP (más del 75% de capital nacional) para buscar recomendaciones de software de gestión. Estas compañías concentran 28.000 empleados y un promedio de facturación anual de 22 millones de dólares. Más del 75% de las compañías está preocupada en resolver los circuitos de administración y finanzas, operaciones que calificaron como "procesos imprescindibles". Y más del 53% hizo hincapié en la necesidad de contar con reportes analíticos. Asimismo, entre el 40% y 45% consideró que era muy importante incorporar tecnología de gestión en el control presupuestario y de planeamiento de producción, logística y distribución. Las empresas opinaron que sin esos ERP resulta extremadamente compleja y dificultosa la trazabilidad entre productos finales y materias primas. Por otro lado, la seguridad mereció un párrafo aparte: el 77% evaluó que es un tema sensible, que comprende protección contra accesos no permitidos, auditoria de operaciones ingresadas y de cambios e integridad transaccional."La búsqueda de nuevas herramientas de gestión está ligada a la expansión de la economía y a mayores exigencias del mercado". Si esta tendencia continúa, será una buena oportunidad para que la industria de software local, en franco crecimiento, elabore soluciones y aplicaciones para el país y el resto del continente.

Ver nota completa en Canal-ar

10 may. 2008

MOTOR DE IMPUESTOS AUTÓNOMO

Históricamente, los ERPs calcularon los impuestos desde las propias transacciones.
Usualmente dicho cálculo estaba indisolublemente vinculado desde el código fuente a las facturas, los pedidos, los pagos, etc. ¿Cuál es la solución para una empresa usuaria que opera en varios países y en diferentes estados?

Este hecho fue uno de los fundamentales a la hora de complicar la internacionalización de los ERPs.
Dicha falencia estaba ocasionada en el hecho de que, la gran mayoría de los mismos, incluidos SAP o Edwards, los más antiguos, comenzaron como productos a medida para empresas que requerían algunos módulos de administración.
Lógicamente, en la década del 70 y el 80 era inimaginable la estandarización que sobrevendría, y por lo tanto nadie preveía aislar el cálculo impositivo de las aplicaciones de modo de poder modificarlo fácilmente.
A principios de los 90, con la internacionalización avanzando, algunos productores de software comenzaron a concentrar los cálculos impositivos en módulos específicos, de modo de aislarlos de las aplicaciones.
Así es cómo nacen los más conocidos como “tax engines” o motores de impuestos.
Normalmente se encuentra disponible un motor de impuestos, en los paquetes de software de gestión empresarial más sofisticado. Si están bien hechos permiten la definición y redefinición de cualquier tipo de impuesto, aplicarlo a cualquier transacción, y finalmente liquidarlo correspondientemente.
Con un motor de estas características, se define el impuesto, o se define el comportamiento de los ya existentes de modo de mantenerlo adecuado a las exigencias de las agencias impositivas de cada región y país.
El motor de impuestos es uno de los elementos fundamentales que permite que un ERP se adapte a diferentes países, incluso, si la aplicación lo soporta, debe permitir operar la misma instancia del producto en diferentes geografías simultáneamente.