23 feb. 2011

10 SEÑALES QUE ES HORA DE CAMBIAR SU ERP

Lo único constante en la vida es el cambio. Consideremos por ejemplo, la manufactura. La globalización ha afectado a todos forzando al sector ha transformarse, ya que la competencia es cada vez más feroz con empresas de todas partes del mundo.

La excelencia en las operaciones es ya un requisito indispensable para competir en los mercados globales. Conforme a una encuesta realizada por IDC Manufacturing Insights, las empresas de manufacturan afirman que sus organizaciones son cada vez más complejas comparándolas con hace cinco años.

En el estudio se cita a la tecnología como herramienta vital para combatir la complejidad y lograr la excelencia operacional, pero están apareciendo algunas fallas si consideramos que muchas empresas cuentan con sistemas de ERP (Enterprise Resource Planning) antiguos.

Según la encuesta, 62.3% de los sistemas ERP de Europa occidental tienen al menos cinco años, 18.7% 10-15 años y un 7% más de 15 años. Considerando que la vida útil de un ERP es de entre cinco y siete años, no sorprende que surjan fallas en los sistemas.

Hace cinco años, y ni hablar de hace 15 años los sistemas se implementaban para soportar una variedad de funciones y procesos que han ido evolucionando. Nuevas prioridades surgen, que desafían al sistema existente y hace que las empresas se pregunten cuando mas podrán mantener esos sistemas.

Considerando que el recorte de costos operacionales es una de las prioridades estratégicas para los próximos dos años, el primer paso para responder esa pregunta seria focalizarse en como puede reconfigurar un sistema de ERP (Enterprise Resource Planning) para ayudar al máximo en optimizar las funciones. Sin embargo, los sistemas antiguos están cada más cerca de transformarse en obsoletos, y no cuentan con la flexibilidad para adaptarse cuando en realidad es quizás el momento de reemplazarlos?

1) ¿Se está haciendo las preguntas correctas? Al evaluar la rentabilidad a futuro, la pregunta “como puedo hacer para reemplazar mi sistema de ERP”, debería simultáneamente venir con la pregunta “cuanto mas puedo estar SIN reemplazar mi ERP existente?”

2) ¿Todavía se reconoce como la misma empresa? Puede ser que hace 10 años, estaba ubicado en un solo sitio, con una sola fábrica. Pero a raíz de múltiples adquisiciones, la empresa ahora opere globalmente desde distintas fábricas, con una variedad de productos más amplia. Si ha ocurrido un cambio de escala de este tipo, probablemente el uso del sistema se haya estirado más allá de sus límites y posibilidades.

3) ¿El sistema está sumamente customizado, lo que restringe la excelencia operacional? Un sistema antiguo normalmente no puede manejar las complejidades nuevas, los cambios de ingeniería, compras, programación de la producción y trazabilidad, todos temas fundamentales para la rentabilidad.

4) ¿Experimenta un aumento de paradas? Los sistemas altamente customizados que no pueden ser soportados causan aumento de las paradas de la empresa,¿ cuanta productividad se está perdiendo?

5) ¿Intenta calzar una pieza cuadrada dentro de un agujero redondo? Si nota que está adaptando los procesos del negocio para que calcen con su sistema de ERP (Enterprise Resource Planning), en lugar de hacer al revés, puede ser hora de rever y reconsiderar su software.

6) ¿Puede siempre satisfacer las demandas de los clientes y los proveedores? Si el sistema de ERP lo defrauda en el momento de compartir información y colaboración, probablemente no resulte sostenible en una época en donde de acuerdo a IDC, satisfacer al cliente es la prioridad número uno

7) ¿Sus sistemas hablan el mismo idioma? Si sus varios sistemas no pueden comunicarse directamente entre ellos, y requieren intervención manual para integrar la información, este es un paso innecesario y riesgoso que produce errores y ataca la rentabilidad.

8) ¿Su organización depende de las hojas de cálculo? Si todavía reinan las hojas de cálculo, puede ser hora de considerar un sistema que disminuya el tiempo de reportes, liberando los recursos para focalizarse en la toma de decisiones estratégica.

9) ¿Pueden administrar sus proyectos y licitaciones de manera rentable? La gestión de proyectos y licitaciones se cita en la encuesta como una iniciativa prioritaria en los próximos dos años, sin embargo en las respuestas consideraban que los sistemas de ERP (Enterprise Resource Planning) existentes no estaban al nivel de las necesidades en esta área. Si usted tiene este problema y su ERP no le facilita la optimización de la gestión de licitaciones y proyectos entonces es hora de cambiar.

10) ¿Siente pánico si hay algún cambio en la legislación? En una época en que las reglamentaciones reinan, no hace falta decir que los sistemas deben estar equipados con la flexibilidad suficiente para adaptarse a nuevas normas. Si solo pensar en implementar un cambio le quita el sueño, entonces es tiempo de pensar en el cambio.

Por Jose Cavoret, Director Regional, Infor Cono Sur

1 comentario:

Gracias por sus comentarios. Nos serán muy útiles para mejorar nuestros contenidos.